Cuba express I. La Habana

Ya hace casi un mes de la vuelta de aquella isla, de la isla que llaman comunista, de la isla aislada, de la isla de Fidel y la verdad que ha sido un viaje del cual quiero escribir alguna entrada. En esta primera voy a dar unos consejillos y a hablar un poco de la capital. Comentaré lo que visitamos y lo que más mereció la pena según mi prisma. Así que voy allá y no me voy a enrollar más.

El viaje se planteó para visitar a una amiga que está allí viviendo, por ausencia ilimitada de algunos de los componentes del viaje solo pudimos plantear una visita express de ocho días, pero la verdad
que nos cundió bastante.
Preparación
Para la preparación del viaje simplemente tuvimos que sacarnos el visado, en Madrid la manera más rápida de conseguirlo es ir a la agencia de viajes que está al lado de la embajada cubana (Paseo de La Habana, cerca del 145). El nombre de la agencia es onlinetours (comprobad que sigue en el mismo lugar). Recomiendo el ir a la agencia ya que el precio es el mismo que el de la embajada y te ahorras las esperas que cuando nosotros entramos pintaban ser más que largas. Para obtener el visado solo necesitas pagar (cerca de 25€ si no recuerdo mal) y entregar o enseñar el pasaporte, allí mismo te escriben los datos en la visa, los compruebas y ya puedes entrar a territorio cubano.
Otro aspecto del que hablar es el billete de avión, toda la gente que ha ido a Cuba haciendo escala en Venezuela nos recomendó que intentáramos coger otra combinación, ya que siempre hay problemas y retrasos. Así que yo dejo aquí constancia, si tenéis bastantes días de viaje y no os importa sufrir una frustrante aventura y perder un par de días de viaje por ahorraros unos euros pues entonces no he dicho nada.

Llegada y salida
 Generalmente las llegadas a los aeropuertos son siempre lo mismo, bajar del mismo, pasar el control y coger las maletas. Pues bien si podéis sentaros en la parte delantera del avión y salir a toda velocidad os vais a ahorrar bastante tiempo. El control es una tediosa espera con colas interminables y funcionarios que se lo toman con calma, nosotros estuvimos una hora hasta que conseguimos pasar el control. Conviene fijarse en que algunas colas van a dos ventanillas y otras solo a una, ahorraréis bastante tiempo y evitaréis desesperaros.
En la vuelta más de lo mismo así que id con tiempo, también depende de la hora del vuelo para saber si va a haber grandisimas colas o no tan largas, si coincide con muchos más vuelos pues a esperar toca. Hay que saber también que hay que reservar 25 CUC, una vez factures las maletas debes ir con el visado y el pasaporte y pagar esos 25 CUC a la oficina que se encuentra al lado del banco donde puedes cambiar moneda. Te sellan la tarjeta de embarque y ya estás listo para ponerte a la cola, no lo olvides o ¡tendrás que tragarte la cola dos veces!

La Habana
La capital de la isla, con unos dos millones de habitantes, así que hablamos de una gran ciudad y si contamos que la mayoría de los edificios no son de muchas alturas pues nos da una amplitud bastante interesante.




En el mapa podéis ver la distribución de La Habana, los barrios más interesantes son Miramar, Vedado, Centro Habana y Habana Vieja. Para moverse de uno a otro recomiendo coger las denominadas "máquinas" que no son sino los míticos coches antiguos que todos conocemos y que asociamos a la isla. Estas máquinas tienen unas rutas definidas que unen los 4 barrios, así que una vez allí preguntad por donde pasan y si os pilla cerca de donde os alojáis. En la Habana vieja pasan por delante del capitolio, para parar una de estas máquinas solo levantad el brazo, son taxis compartidos que pueden transportar a un número variable de personas dependiendo del coche. El precio depende de los barrios que tengas que recorrer, es de 10 o 20 CUP (pesos cubanos) por persona.



Máquina frente al hotel nacional
Hablado ya un poco del transporte pues comentar algo de la divisa, se utilizan dos monedas diferentes los CUC (o dólares que le llaman) que están a la par que el dolar estadounidense y el CUP (o peso cubano) en el que el cambio son 24CUP=1CUC.  La mayoría de las cosas para el turista están en CUC y por ende son bastante más caras, pero si te sales un poco de las calles turísticas y si participas de algunos eventos culturales es más fácil pagar en CUP. Para cambiar dinero busca oficinas de CADECA, allí nunca cambies dólare americanos ya que llevan una comisión especial, así que en euros sin problema. Para obtener CUP primero deberás cambiar a CUC y de ahí cambiar lo que creas conveniente a CUP, tampoco son necesarios muchos CUP así que no te pases con el cambio, nosotros cambiamos 10€ a CUP para 8 días y nos costó gastarlos, los CUP no los puedes cambiar a €, pero eso calcula bien. Los precios de las cosa spues depende de donde vayas, evidentemente es más barato que España, pero si está en CUC tampoco es una diferencia abismal, sin embargo una pizza en un puestecillo te puede salir por menos de 50 céntimos de euro, así que mi recomendación si no queréis gastar mucho es alejaros un poco de la vida turística.

Capitolio de La Habana
 
Nosotros en La Habana estuvimos 3 días y la verdad que es una ciudad tan grande que aunque vimos lo imprescindible siempre te quedas con ganas de visitar muchos más sitios. Destaca la gran actividad cultural de la ciudad: bailes, ballet, teatro, conciertos, cine, etc. Nosotros estuvimos en un evento de percusión y en un concierto de versiones de rock que la verdad nos gustó bastante. eso sí, para conocerlos supongo tendrás que indagar a algún lugareño, nosotros gracias a que nuestra amiga vivía allí pues íbamos a tiro hecho. Mi recomendación es que os empapéis del gusto por la cultura que se respira en todas las calles de La Habana y como lo viven, un concierto de versiones que aquí puede pasar por una noche más con música de fondo, allí lo viven y cuando digo lo viven tienes que estar allí para saber lo que estoy diciendo. Así que no dudéis en disfrutar de lo que culturalmente La Habana te ofrece.
Otro lugar que creo es visita obligada es la heladería Coppelia, atestada de lugareños que van allí a comer, no a tomar un heladito, sino a comer. Si podéis, no hay mucha cola y os apetece es mejor ir a la parte donde se paga en CUP, a la entrada te dirán que hay un sitio para extranjeros, pero decid que vais a ver el lugar y luego ya simplemente ponéos en una cola. Los helados están muy baratos y cuidado con lo que pedís, ya que vienen 5 bolas por sabor. Aquí nuestro manjar que hizo de comida ese día ya que pedimos dos sabores creyendo que era una bola de cada sabor, aún así está tirado de precio (creo que la cuenta ascendió a unos 2€ todo lo que veis en la mesa):

Dándole al helado en Coppelia

Y luego pues ya está la ruta turística que queráis hacer dependiendo del tiempo que tengáis. Intentad perderos por los barrios que ya he comentado, para así empaparos un poco de cómo vive la gente y de lo que hay por ahí. La Habana es una ciudad para callejear y disfrutar, sí, tiene monumentos y sitios bonitos, pero otros que llaman más la atención por el estado en que se encuentran, por el colorido y por las tiendas.
Sin duda el malecón es un sitio que vais a ver si no estáis alojados en centro habana, unas grandes vistas de la ciudad se obtienen desde el edificio focsa en la cafetería-restaurante del último piso, la plaza de la revolución es otro lugar que visitar, el jardín del hotel nacional y un largo etcétera. Sin duda perderse por La Habana vieja y hacer compras en la calle del Obispo es obligado (un buen sitio para comprar al que no pudimos acudir pero que nos recomendaron fue el mercado de San José), la catedral de san cristóbal, la plaza de armas, etc. Como he dicho antes lo mejor es perderse y moverse a donde vuestros pies quieran.

El malecón desde el hotel nacional

Calle Obispo

Paseando por Habana Centro

Plaza de San Francisco


En el parque central vais a ver a gente discutiendo, sí, discutiendo y no porque se lleven mal sino porque discuten sobre béisbol, que allí es el deporte nacional, curioso de ver y  experimentar. Si tienes la oportunidad de ver un partido en directo creo que tiene que ser un evento a tener muy en cuenta. En la plaza vieja podéis aprovechar para refrescaros con la cerveza casera de la Fábrica y si tenéis tiempo podéis pillar un barquito desde la terminal de ferries de cerca del museo del ron e ir hasta  Casablanca donde hay una fortaleza y un cristo.

Plaza Vieja

Parque Central
Fortaleza de S Carlos de la Cabaña al fondo

De compras pues vais a encontrar lo típico de los mercadillos caribeños y por supuesto puros, que te ofrecerán por la calle, pero que mejor comprarlos en un establecimiento de tabaco a no ser que conozcáis a alguien de fiar. El ron está muy barato, pero si no queréis facturarlo en el aeropuerto vais a encontrar todo tipo de ron al mismo precio, yo lo pillé allí. La marca que cogí fue Caney ya que Havana es más fácil encontrar en España (aunque mucho más caro aquí está claro), la verdad que está muy pero que muy rico.
Y poco más que contar, creo que he hecho un pequeño resumen de lo que es la capital cubana, en la siguiente entrada que suba hablaré de otros lugares que visitamos en la isla.

Vistas desde el edificio Focsa

Caribeando




2 comentarios:

  1. Me guardo esta guía para cuando pueda pegarme ese viajecillo, gracias!

    ResponderEliminar