Retales de la Antigua URSS. Días 9 y 10: Volviendo a casa





DÍAS 9 y 10 (09 y 10-09-12) LVIV-SHEHYNI/MEDYKA-PRZEMYSL-RZESZOW-GIRONA-MADRID

            Nos levantamos pronto para no ir muy pillados de tiempo, los autobuses hacia la frontera polaca no tenían horarios fijos, pero sabíamos que tenían una frecuencia de unos 30 min. Una vez desayunados y aseados nos despedimos del albergue y del gato sin cola que en él habitaba, mochilones a la espalda y caminata hasta la estación de tren. El trayecto era bastante largo, así que nos lo tomamos con calma.

Retales de la Antigua URSS. Día 8: Lviv



DÍA 8 (08-09-12) LVIV

            El día amanecía encapotado y con pintas de lluvia, las nubes eran bajas y no permitían ver mucho del skyline de la ciudad. Una vez vestidos hablamos con la chica de recepción para que nos indicara la manera más fácil y rápida de cruzar la frontera hacia Polonia, nos comentó que salían buses desde la estación de tren hasta ella y que luego en el primer pueblo polaco ya podríamos coger tren o autobús hasta Rzeszow, que era de donde salía nuestro vuelo a Girona. Destacar que para que nos entendiera sufrimos lo nuestro, pronunciar esa ciudad (suena como sheshou) y otras como Przemysl (algo así como paramisil) en un idioma intelegible para ella pues costó lo suyo. Con hambre en el estómago salimos a buscar un lugar donde llenar el buche, no tardamos mucho, en la esquina de la calle encontramos un bar abierto y que tenía buena pinta, nos metimos entre pecho y espalda un buen pancake y un colacao, ya estábamos en condiciones de ver Lviv.
            En la lonely planet aparece un recorrido a pie, así que decidimos hacerlo, nos tuvimos que poner los chubasqueros ya que una lluvia fina intermitente nos acompañaba allá donde fuéramos. Pasamos primero por una estatua de un tío a caballo matando a un dragón, para luego llegar a la ópera. Después pasamos por unas plazas donde en su día existieron unas sinagogas que fueron destruidas por los nazis. Luego encaminamos la ascensión hasta el castillo, o más bien el mirador, porque del castillo poco queda. Es una subida bastante intensa, pero también bonita, entre árboles y por escaleras de madera. Una vez arriba, rodeando la montaña y sin saber el camino correcto, conseguimos llegar hasta donde se erige una bandera ucraniana. Las vistas puede que fueran impresionantes, pero solo alcanzábamos a ver árboles y nubes, con lo que el tiempo nos fastidió un poco la visión.


Pinchando al dragón

Retales de la Antigua URSS. Día 7: Apurando Kiev



 DÍA 7 (07-09-12) KIEV-LVIV


Era nuestro último día en Kiev, nos levantamos con tranquilidad y bajamos a desayunar. Terminamos de recoger nuestros enseres intentando no despertar a nuestros compañeros de habitación y bajamos a la recepción a pedir la llave de la luggage room, para dejar nuestras mochilas y ver cómodamente un poco más de Kiev. Caminamos en dirección al metro, hoy visitaríamos la zona del Lavra, una especie de complejo religioso ortodoxo en lo alto de un monte. Bajamos en el metro Arsenalna y tras 10 min de caminata se llega al parque Vichnoyi Slavi, desde el que hay unas bonitas vistas del río. También una especie de ermita o santuario aparece en medio del parque, el día acompañaba y el sol radiante hacía aún más bonito el paisaje.

Retales de la Antigua URSS. Día 6: Visita al desastre de Chernobyl (Parte II)



DÍA 6 (06-09-12) CHERNOBYL-KIEV (Parte II)
           
            Antes de volvernos a meter en la furgoneta anduvimos unos metros entre la maleza hasta llegar a observar un edificio. Era un colegio abandonado. Un pasillo enorme con la ventanas reventadas daba paso a la cantina del colegio, en ella aún se podían apreciar objetos tales como una caja registradora, mesas, banquetas, máscaras de gas (eran obligatorias en todos los colegios) y un largo etcétera, todo cubierto de polvo y recuerdos. Trasteamos por el edificio entrando en lo que fueron diferentes clases: mapas desgarrados, un esqueleto humano (de  la clase de ciencias) repartido por el suelo, libros y apuntes. Pasamos un buen rato dentro, observando cómo se había detenido el tiempo en Abril de 1986.

Retales de la Antigua URSS. Día 6: Visita al desastre de Chernobyl (Parte I)



DÍA 6 (06-09-12) KIEV-CHERNOBYL (Parte I)

            A las 8:50 teníamos que estar en el hotel Dnipro y teníamos una caminata de unos 20 minutillos que ya habíamos calculado el día anterior. Nos levantamos con tiempo para asearnos y desayunar antes de emprender el camino. Yuri, nuestro contacto de la agencia (ya que la visita a Chernobyl solo puede hacerse por agencia), nos había dado todo tipo de indicaciones vía mail, así como varios teléfonos por si acaso. Frente al mencionado hotel debería estar la furgoneta perfectamente descrita por Yuri, tanto matrícula como modelo y color. Allí no estaba. Lo que sí observamos fue a una pareja de guiris que pudieran estar en nuestro viajecillo, empezaron a conversar dándonos cuenta de que sí, estaban ahí esperando la misma furgoneta que nosotros. Antes de que llegara el vehículo apareció el hombre del frac, apodado así ya que llegó bien peripuesto, con un listado en la mano, comprobando pasaportes y recogiendo el dinero que teníamos que dar en mano y en moneda ucraniana. La pareja de guiris resultaron ser unos suecos que vivían en Grotland. Al poco tiempo y con retraso apareció otra pareja que nos acompañaría en el viaje, tarde y sin haberse leído las recomendaciones de Yuri, nos hicieron perder algo más de tiempo. La furgoneta ya estaba allí, pero estos nuevos compañeros de visita no tenían dinero en moneda ucraniana y para más inri venían en pantalón corto y manga corta, lo cual estaba prohibido debido a la radiación. Sacaron el dinero de un cajero y finalmente decidieron pasar por su hotel a por ropa, por suerte pillaba de camino y pese al pequeño atasco que encontramos no tardaron mucho en coger sus prendas largas.  Esta pareja tan extraña eran un inglés y una estonia, pero ambos vivían en Tallin. 



Luis y yo en la furgo